28th October 2012

Post

Aquí está la acera… Cománsela.

Me congrego en una iglesia ubicada en Planes de Renderos desde un año aproximadamente. Esto implica tener que cruzar el centro de San Salvador cuatro días a la semana. Durante esos recorridos he visto desde judíos vendiendo queso hasta niños sentados sobre los tragantes. Nunca he visto el centro tan desordenado como hoy, que pasé por él. Basura en la calle, restos de puesto, policías viéndome con cara de pocos amigos… Hoy el centro me dio asco.

No es que critique que el señor alcalde quiera darle otro rostro a la capital (Que buena falta le hace) pero, en un país donde lo que menos hay es empleo, sacar esa gente de las calles, sin darles una alternativa real, me parece triste. Muchos dirán que lo más importante es que el turista vea bonita la ciudad. En mi humilde opinión si un turista no viene es porque el país está catalogado como violento o porque sabe que los gobernantes en una noche pueden aprobar una ley que ya no les deje salir del país, etc. Muchos dirán que los que nunca fueron al centro no saben lo molesto que es no caminar por la acera. En todas las veces que he pasado lo hice por la acera y no es que sean cómodas pero por ahí camino no voy dormir. Muchos dirán que con el desorden hay mucha delincuencia. He estado en el centro después de las nueve de la noche y la única vez que me han asaltado en mi viaje desde los Planes a Ciudad Merliot fue en un bus frente a Multiplaza.

Ya sentadito en mi casa pienso que no era asco lo que sentí hoy en el centro. Quizá era que los niños sentados en los tragantes tenían hambre, quizá era que los vendedores de guineo que una vez me ayudaron a que un bus me parara estaban tristes. A manera de venganza le compré un dolar de lichas a un muchacho con un ojo morado. Un agente del CAM me vio con cara de que se le antojaban pero no compraba porque sabía que a él no se las darían a veinte por el dólar.

2nd June 2012

Post

Por debajo de la cama

La noche transcurría lenta; afuera la lluvia bañaba sin piedad la ciudad oscura y solitaria, adentro había una tormenta aún mayor que tampoco tenía piedad. Diana suspiró enfadada, sabía que Chamba no la dejaría dormir a gusto una sola noche de su vida: siempre habría algún ruido a mitad de la madrugada, o prendería frenéticamente la luz de la habitación. Podía parecer muy simple, pero para Diana era un sufrimiento constante, sabía que toda su vida tendría que soportar los ruidos en la cama de abajo, y aún así, nunca dejaría de dormir en esa litera. Después de casi siete años soportando los ruidos y las luces y los golpes al colchón, había terminado acostumbrándose un poco a todo, a no poder dormir. Sabía, que en el fondo, su hermano la quería aunque sea un poco. 

Dormida, se sentía indefensa y temía por su vida, sabía que ahí sí era posible que el monstruo la atacara en mitad de la noche despedazandola, sabía que no habría nada que ella pudiera hacer para defenderse, a pesar de ser menor, él era hombrecito y siempre son un poco más fuertes que las niñas. En esas noches era preferible que algún ruido del monstruo la despertara y la trajera de vuelta al mundo en el que, al menos, le constaba que su hermano no iba a saltar de la cama de abajo para despedazarla. Mamá siempre le decía que eran puras figuraciones suyas, pero ella nunca estaría en su lugar, nunca sentiría el terror en las madrugadas. 

Dieciséis años y Diana aún le temía al monstruo debajo de la cama, pero era muy diferente, éste monstruo era una persona, era su hermano, quien siempre estaría ahí, en la cama de abajo, rondándola, acechando. Podrían pasar años y él nunca la perdonaría, y mientras él no perdonara, ella no podría dejar de temer el esperado ataque nocturno: los ruidos y las luces sólo eran un anuncio, un recordatorio de que su venganza estaba próxima. 

Ella no había tenido la culpa, era sólo una niña, pero eso no lo comprendía él, no podía hacer otra cosa más que culparla de todo y torturarla en las noches, esperando el momento de vengarse de ella sin saber que su venganza ya había comenzado a marchar desde el momento en que comenzó a torturarla por las noches con el terror y la sensación fantasmagórica de la persecusión. Él no se daba cuenta de cómo la afectaba pasar las noches en vela, temiendo al monstruo, sabiendo que nunca la dejaría vivir tranquila, que el resto de su vida quedaría congelado en aquella lejana noche de marzo. Si tan sólo supiera que fue Papá el único culpable. 

Lenta, desesperantemente lenta, transcurría la noche. Diana no podía dormir, abajo su hermano, el monstruo debajo de la cama, se estaba vengando. Él nunca supo que fue Papá quien no armó la litera como debía ser, que no colocó los tornillos. Para él, Diana será siempre la culpable y por eso no se alejará de ella nunca, su venganza durará para siempre. No se da cuenta que ella sólo era una niña y no tuvo, en ningún momento, la culpa del accidente, no tuvo la culpa de que la litera se derrumbara sobre él aquella noche. 

Diana suspiró a causa de los recuerdos que la atormentaban pese a su inocencia, también porque sabía que no tendría fin nunca, mientras existiera la noche, su hermano la haría pagar por una culpa que no era suya. Por un asesinato que no cometió. En fin, esa noche sería igual de larga que todas las anteriores, mejor que se fuera acostumbrando…

23rd October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA VEINTITRES: Uno que le gustaría volver a leer en su vejez.

Dicen algunos amigos que los lectores cambiamos. Lo comprobé en algunos post de este reto. Quizá algún día alcance la madurez necesaria para volver a leer a Dante.

23rd October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA VEINTIDOS: Uno de poemas (no valen antologías).

Fue cuando leí estos poemas que de verdad me dieron ganas de ser escritor.

23rd October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA VEINTIUNO: Uno de cuentos (no valen antologías).

Bastó con leer La Autopista sur para darme cuenta que estaba ante una obra maestra. Los cuentos de este libro es imposible imaginar un final y te dejan boquiabierto cuando la narración concluye.

23rd October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA VEINTE: Uno que lo haya sorprendido por malo.

Cuando vi la portada y leí el primer capitulo pensé que estaba ante un banquete literario. El resultado fue una historia sosa que me aburría mas cada vez.

19th October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA DIECINUEVE: Uno que lo haya sorprendido por bueno.

Nunca me hago expectativas de los libros que leí en mi bachillerato. Este librito me mantuvo entretenido, es una historia bonita y divertida.

19th October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA DIECIOCHO: El que más veces ha leído.

Quizá el libro para el que menos he pensado. Perdí la cuenta cuando lo leí la vez 16. Siempre encuentro algo nuevo. Es uno de los mejores libros en mi vida.

19th October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA DIECISIETE: Uno de este año.

Cuando terminé El Doble. leí por ahí que esta era una de las cimas d ela literatura universal. La verdad no es tan fácil de seguir, pero está dotada de una belleza que me hacen pensar que lo que leí es cierto.

19th October 2011

Post

#30LIBROS - DÍA DIECISÉIS: Uno ruso que sí haya leído.

Este señor tiene algo que me hace pensar que le entendería hasta en ruso.